Home » Deportes de Aventura » 4 Rutas de senderismo para disfrutar en compañía de tu mejor amigo animal

4 Rutas de senderismo para disfrutar en compañía de tu mejor amigo animal

Compartes???

Que el Pirineo aragonés es un paraíso para los amantes de la naturaleza es algo que está más que demostrado. En él no solo encontrarás altos picos; sino también profundos valles marcados por ríos de montaña, prados verdísimos, aguas color turquesa y, en definitiva, un sinfín de propuestas para disfrutar del senderismo.

Si además eres de los que no pueden viajar sin su perro te alegrará saber que hay muchas excursiones que podéis hacer juntos. Caminar junto a tu amigo canino es una de las mejores formas de disfrutar de la naturaleza además de una buena manera de enseñarle a ser más sociable. Aquí te muestro alguna de las mejores rutas que puedes hacer con él, donde no falte la sombra ni el agua para refrescarse.

#4 Forau d’Aiguallut

El recorrido hasta el Forau de Aiguallut es uno de los más conocidos del valle de Benasque y una ruta obligada para cualquiera que visite por primera vez esta parte del Pirineo. Se trata de un paseo de apenas hora y media de duración ideal para recorrer con tu mascota, ya que caminarás entre prados y bosques con muy poco desnivel y unas vistas maravillosas de los macizos que rodean el valle.

La ruta se inicia en el aparcamiento de la Besurta y está señalizada desde el primer momento con marcas en verde oscuro y verde claro. En la enorme pradera del Plan de Aiguallut, final del recorrido, encontrarás el Forau, una gran sima por la que desaparecen las aguas procedentes del glaciar Aneto para resurgir de nuevo en el valle de Arán. Si lo bordeas por la margen izquierda llegarás a un extenso prado donde deleitarte con las vistas de la Tuca de Aiguallut y el pico Aneto, el más alto del Pirineo.

#3 Cascada de la Cola de caballo

Otro gran clásico del Pirineo. La ruta a la Cola de Caballo es probablemente la más conocida del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido y es posible recorrerla incluso en temporada invernal con ayuda de raquetas.

El camino discurre en su mayor parte por una pista ancha y sin dificultades, por lo que es recomendable para cualquier tipo de persona. En temporada baja puedes dejar el coche en la pradera de Ordesa, donde se inicia el sendero. En verano hay un autobús desde Torla, pero no admiten perros, por lo que deberíais hacer esa parte del trayecto a pie.

Una vez en la pradera tienes varias opciones. Puedes hacer la ruta clásica por Soaso, de ida y vuelta, o subir por la Senda de los Cazadores para hacer el recorrido circular. En cualquier caso merece la pena hacer aunque sea solo parte de la ruta, pues disfrutarás de bonitos paisajes entre prados y bosques y del sonido del agua de los arroyos a tu alrededor.

#2 Ibón de Iserias y cascada de las Negras

Los Pirineos aragoneses están llenos de ibones, pequeños lagos de origen glaciar de aguas frescas y azules. Uno de los más accesibles es el ibón de Iserias, localizado cerca de la estación de Canfranc.

La ruta se inicia allí mismo, en un tramo GR que sale a la derecha de la estación. Después tendrás que coger un sendero que zigzaguea pendiente arriba hasta un pequeño refugio y, más tarde, hasta el ibón. En ningún momento se hace dura la subida. Caminarás por los amplios valles de Izas y pasarás junto a pequeños arroyos donde tu perro podrá refrescarse.

A la vuelta, te recomiendo hacer un alto en la cascada de las Negras, en cuya base se abre una pequeña poza donde podréis volver a daros un chapuzón.

#1 Alrededores del pico Pacino

Para alguno montañeros viajar a los Pirineos y no ascender ninguna de sus cimas puede parecer un sinsentido. Sin embargo, hacerlo acompañado de tu perro quizá sea complicado. Por ello, te propongo una excursión por las faldas de uno de los picos más asequibles del valle de Tena, el Pacino, en la que podréis decidir si subir o no hasta la cima en función de lo cansados que vayáis tu can y tú.

La ruta parte desde la población de Sallent de Gallego por una pista forestal que después se transforma en senda marcada con las indicaciones de PR. Una vez lleguéis al collado, podréis decidir si ascender al pico o bajar en dirección al embalse de Escarra. El camino de vuelta atraviesa pequeños bosques y arroyos, una delicia para los senderistas.

Recuerda que, antes de comenzar ninguna de estas excursiones, debes informarte sobre las normativas de los espacios naturales que visites, ya que en algunos te pedirán que lleves al perro atado en todo momento.

Compartes???